Paso 1. EL CAMUFLAJE Paso 3. LA PERSONALIZACIÓN Lo bueno de este modelo es que Amoeba lo lanza con una gran cantidad de complementos suyos para personalizar el modelo sin preocuparnos por las compatibilidades. El bípode nos ayudará a aumentar la estabilidad cuando disparemos tumbados o apoyados sobre una cobertura. El silenciador es un complemento meramente estético en airsoft a menos que lo usemos para albergar un cañón interior más largo con el que conseguir mayor estabilidad en el vuelo de las bolas. O los siete diseños de clocking handle en varios colores que podemos encontrar para hacer una recarga más rápida ¡la maldición de la carga por disparo! Conocer tu entorno es fundamental para camuflarte, por eso es importante elegir bien el color de nuestra réplica para pasar desapercibido en él. Amoeba nos ofrece para eso este modelo en cuatro colores: OD (Olive Drab) para entornos boscosos, el DE (Dark Earth) para los áridos, UG para urbanos y el sempiterno negro que es neutro en cualquiera de los anteriores. Paso 2. LA MOVILIDAD Es un modelo muy ligero (4,100 kg) gracias a su cuerpo fabricado en polímero, algo que los snipers agradecen ya que les toca andar mucho para flanquear y avanzar por los lugares más inhóspitos para sorprender a sus objetivos, y con un rifle pesado es realmente complicado. El cuerpo y el guardamanos son piezas separadas, y en el caso de este segundo consta de dos partes que aunque veamos en sus publicidades en distintos colores. Pero sí que podremos optar entre dos diseños de cheek pad con los que poder reposar nuestra mejilla a la altura que mejor alinee nuestra cabeza con la mira, y dos piezas de pistol grip para que nuestra mano descanse más cómodamente. Estas piezas van incluidas de serie y terminarán de ayudarnos a hacernos con el rifle.