4. YA EN TIERRA Una vez todos en tierra cada equipo se dirigió a su respectivos puntos de espera y comenzó la operación. El objetivo principal de la misión era el rescate de dos pilotos de F-18 en misión de reconocimiento abatidos en una zona controlada por fuerzas hostiles. Estas milicias intentan capturar a los pilotos abatidos mientras que la misión consistió en extraer a esos pilotos evitando el contacto con las milicias. El equipo “Perro” debía colocar cargas en puntos de acceso claves para dificultar la llegada de refuerzos en caso de ser descubierto el operativo. La misión no era complicada, hacerlo sin ser detectado por los locales que transitaban por allí era otro cantar. Les llevó más tiempo del que pensaban pero tras completar su primera fase, el equipo “Perro” pasó a QRF (Quick Response Force, sí como el de Lone Survivor) en una posición de espera cercana al área de operaciones. “Barba Negra” hizo lo mismo tras interferir las comunicaciones en un repetidor cercano, ellos se encontraron menos paisanos. El equipo de “Arcángel” debía establecer contacto con el equipo de Intel en unas coordenadas concretas para recibir información actualizada del estado de las fuerzas opresoras en el área de operaciones. Este equipo llevaba infiltrado en la zona el tiempo necesario para haberse ganado la confianza de la población local, por lo que su información resultaba vital para ejecutar la misión de rescate sin ser detectados. Estos contactos por radio sólo podían tener lugar a unas horas determinadas. De los pilotos abatidos, uno de ellos se encontraba inconsciente y en situación desconocida, mientras que el otro se podía comunicar y desplazarse. El contacto por radio con este piloto también estaba sujeto a horas determinadas.