Ir a versión
escritorio

Este modelo XPD es el primero compacto que lanza ICS dentro de su serie de pistolas Black Leopard Eye (BLE). Perfecto para llevarlo oculta en partidas roleadas en las que debamos no llamar la atención o en un chaleco, con todas las evoluciones que esta marca está desarrollando, en el menor espacio posible. Y es que, lo bueno, si breve, dos veces bueno

Cañón exterior con rosca interior de 14 mm donde poder enroscar el adaptador independiente incluido en la caja para acoplar silenciadores o compensadores.

Raíl para accesorios como linternas, láseres o pequeños lanzagranadas. Al ser un modelo tan compacto el raíl solo tiene dos dientes por lo que puede que muchos accesorios nos sobresalgan.

Triple sistema de seguro. Uno de pestaña bajo el cañón y el segundo de doble palanca en el gatillo, al estilo de las réplicas de airsoft de Glock. El tercero, de agarre en el grip, al estilo de las 1911.

Cuenta con un sistema de puntería de 3 puntos luminiscentes, perfecto para apuntar intuitivamente en situaciones de baja luminosidad como suelen ser la mayor parte de los CQB.

Al amartillar la pistola el percutor sobresale por la parte trasera de la corredera, señalando así que está cargada. Y al dispararla vuelve a su posición original.

Incluye de serie con un cargador corto de gas con capacidad para 17 bolas, pero está disponible en versión extendida, con capacidad para 23 bolas. Ambos con un extensor del cargador que hace muy cómodo el agarre.

Viene con un cañón interno de 6,5 cm con hop-up ajustable de tipo TM, puede parecer muy corto, ha de ser así al ser un modelo tan compacto, pero al disparar tiene la precisión que esperamos de una pistola.

Tener las manos grandes no es una excusa, este modelo funciona con todos los tipos de jugadores. Especialmente si usas los cargadores largos que permiten un mejor apoyo de los dedos. Y su rendimiento es espectacular, al nivel de todo lo que hace ICS. En definitiva, una pistola pequeña pero matona.